07 diciembre, 2009

Un vestido blanco

El vestido blanco para el GRAN DÍA, está colgado en el clóset, esperando el momento en que entraré a la Iglesia, y mi padre me llevará hasta donde mi amado me recibirá con una enorme sonrisa dibujada en su rostro ( yo espero que así sea jaja) y no me lo he puesto solamente que para los ajustes que le hicieron en la tienda antes de entregármelo, pero al observarlo a detalle y sentirme privilegiada por usarlo, dos pasajes que hace no mucho escuché, contrastan fuerte en mi mente y corazón.
" Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente..." que hermoso es un vestido limpio!, el que usa una novia siempre es especialmente esperado por ella y por los invitados que la observarán, que gran privilegio formar parte de una figura que sólo en aquel momento percibiremos en todo su esplendor y majestuosidad.

"Y la castigaré por los días en que incesaba a los baales, y se adornaba de sus zarcillos y de sus joyeles, y se iba tras sus amantes y se olvidaba de mí..." me causa vergüenza leer estas líneas porque así define Dios a su prometida, pecadora, infiel. Cualquier hombre despreciaría a una mujer así, pero en contraste, Dios ofrece a su prometida, un amor que cubre multitud de pecados, una fidelidad que ofrece seguridad, una vida eterna que nunca termina:

"Y te desposaré conmigo para siempre; te desposaré conmigo en justicia, juicio, benignidad y misericordia. Y te desposaré conmigo en fidelidad, y conocerás a Jehová"

Palabras más hermosas y llenas de amor no encontraremos en ninguna otra persona más que en Cristo, que nos ha permitido vestirnos de lino limpio para recibirle, para lo cual eramos totalmente indignos, pero que ahora es todo un privilegio que nos ha sido otorgado, porque aquello que queda atrás, queda opacado por un sacrificio que sobrepasa nuestro entendimiento y por el cuál ahora somos parte de la Esposa que dice: Ven pronto

2 comentarios:

Rudy dijo...

Muy bonita y adecuada al momento la reflexión. ¡Felicidades para ti querida, para cuando llegue ese gran momento.

Isa dijo...

¡Ups! No verifiqué el cambio en la computadora y como mi esposo la usa también, olvidé hacer el cambio. El comentario anterior fue mío...¡de Isabel!.
Besitos.

Related Posts with Thumbnails